ME CUESTA CONFIAR EN LOS DEMÁS

“Desde siempre me ha costado mucho abrirme, confiar en la gente. No es que nunca me haya pasado nada grave. He tenido desengaños, pero pienso que como todos, pero noto que a medida que pasa el tiempo cada vez me cuesta más confiar en los demás.
¿Qué me aconsejas?”
Laura (Teruel. España)

 

 

Para poder construir relaciones sanas con la gente, ya sean afectivas, familiares, amistosas o incluso laborales, hay que aprender a desprenderse de los miedos y confiar en los demás. Sin embargo, esto puede resultar algo complicado a menudo, especialmente, si se han sufrido decepciones con anterioridad. Para poder conseguirlo, en primer lugar hay que realizar un viaje introspectivo hacia ei interior de cada uno para identificar por qué se siente desconfianza o qué ha hecho daño en el pasado. A continuación llega el momento de perdonar y olvidar, tanto a aquellos que han defraudado como a uno mismo. Después hay que mantener una actitud abierta y ser consciente de que no todo el mundo que se te acerque tiene intenciones de traicionarte. Si la mente se cierra en banda, se pueden llegar a perder cosas y personas maravillosas que pasan por delante. Además, la confianza genera más confianza, por Io que las relaciones se verán enriquecidas y saldra fortalecidas.